MIRARSE AL OMBLIGO

   ¿Frase hecha, o realidad?, sin duda, realidad. Y no van a decirme ahora que no, que mirarnos al ombligo, no es uno de los deportes favoritos de esta sociedad.

   Puede que como metafora, no sea de las mejores, pues suele preferirse, por la mayoria de la gente, tirar de refranero y usar aquello de la "paja en el ojo ajeno", pero por muy bíblico que sea, si no lo están haciendo ya, intenten por un momento, mirarse el ombligo, concentrense en él y diganme, qué más son capaces de ver a su alrededor, mientras practican esta pequeña gimnasia.

   Nada, efectivamente, a parte de algunos pelillos, e incluso, la pelusilla de rigor, si han llevado camiseta de algodón, no se puede ver nada más.

  Y eso, es lo  que nos pasa de vez en cuando, cuando nos entra "la neura", o vaya usted a saber qué, del pobrecio de mi, que si cuanto trabajo, que si nadie me comprende, que si yo hago más que otros, que mira que cabrit@, la que me ha liado. Y ala a llorar de nuestra mala suerte y desgracia...

  Lo reconozco, ya también he caido en eso, y porqué negarlo, ese punto masoquista que tenemos las personas, se retroalimenta lo que quiere y más, de ese gusto que siempre da lamerse las heridas. Encima, claro, lo politicamente correcto, tiende a decirnos que cuando a uno le atacan, o se siente atacado, está mejor visto poner la otra mejilla que vengarse. ¡Qué ruindad la venganza!

   Pues estos días, dejando de mirarme al ombligo, he descubierto varias cosas, a pesar que como a todo hijo de vecino, me guste tanto hacerlo como me gustaba quitarme las pelotillas de entre los dedos de los pies cuando era pequeña, ¡anda que a ti no!!!. A lo que iba. En primer lugar, que hay mucho de egocentrismo en lo de sentirse ultrajado por las acciones ajenas, y echar la culpa a los demas de nuestras desgracias,  y que muchas veces, nos duele más el orgullo propio cuando alguien nos falla, por aquello de: "¡con lo que yo soy, como me ha podido hacer esto!", en vez de, "a ver si no es tan importante y entonar de vez en cuando el mea culpa..."

   Salir de mi mundo de color o blanco y negro, según los días, también me ha enseñado otra cosa, y esto me lo ha enseñado un buen amigo, (que además de traerme un bonito Sancho Panza de su Manchega tierra recientemente), me ragaló un buen consejo hablando de la mala fama de la venganza. -Ay Marieta- me dijo, entre sorbo y sorbo de café, no te apures tanto, ni le des tanta importancia a los hechos. Cuando alguien mete la pata, lo importante, no es el perdón, sino el proposito de la enmienda, asi que si el agraviante, no tiene mucha pinta de enmendarse, no te apure tomar venganza, pues más grave es quien  comete el pecado que quien lo venga, que para eso fue ofendido primero.

   Pues si señor, que gran verdad, me dije, asi que desde ahora, pienso anotarlo en mi libro de citas, y así cuando mire a ese Sancho Panza, que hoy ocupa un lugar destacado en mi despacho,  pensaré en la importancia de poner los pies en la tierra, y si acaso, de vez en cuando recordaré que hay que cambiar la perspectiva,  para no nublar el entendimiento, con el hombligo por único  horizonte.

    

Hola a todos, bienvenidos a mi blog

contraportada_300

            comprar

Auyantepuy

auyantepuy

archivo
acceder



marcadores
Blog de María Cantalapiedra Blog de María Cantalapiedra
imágenes
image.jpg
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy113
mod_vvisit_counterAyer121
mod_vvisit_counterEsta semana1055
mod_vvisit_counterÚltima semana1711
mod_vvisit_counterEste mes3662
mod_vvisit_counterÚltimo mes6052
mod_vvisit_counterTodos los días523863

IP: 34.229.24.100
Hoy: 21, Jul, 2019