MANUAL DE INSTRUCCIONES

     Hoy se gradua mi hijo, y junto con el otros muchos compañeros, y yo tengo el honor de intervenir como ponente en el acto. No ha sido facil condensar en palabras tantos sentimientos, sensaciones, tantas cosas que me gustaria poderles decir. Será una tarde de nervios, y de muchas emociones, por eso, no me he resistido a dejar aquí, las palabras con las que seguro que cualquiera de vosotr s os podreis identificar....Espero que os guste...

*                 *              *

Querido Director: Luis Jose Cillero), Subdirector Juan Gervás, Isabel Montero (miembro del Patronato), alumnos  de la Decimosexta Promoción de Infantil, de la Undécima Promoción de Primaria y Séptima Promoción de Secundaria del colegio Peñacorada, padres y profesores, familiares y amigos que hoy nos acompañáis en este acto de graduación.

Quiero empezar por dar las gracias a las personas que me propusieron el honor de intervenir como ponente en este acto tan solemne e importante para nuestros hijos.

Le di muchas vueltas, a cómo empezar esta charla, no es nada fácil con un auditorio tan variopinto, pero la verdad, es que si uno lo piensa bien, por mucha diferencia generacional que pueda existir entre los alumnos de primaria y secundaria en relación con sus padres o los propios profesores, al final, todos tenemos un objetivo común que nos une, en esta gran empresa que nos hemos propuesto, que es  aproximarnos a la excelencia en la formación académica y personal de los chicos/as que hoy se gradúan.  

Sería una tontería, por obvia, decir que uno no sabe lo que se puede llegar a querer a un hijo hasta que no lo tiene, pero desgraciadamente, es que es verdad, y supongo, que por eso, hoy estamos aquí, mañana vendremos a la paellada, aunque nos caigan chuzos de punta (Dios quiera que no), y un largo etc. de cosas que para que voy a enumerar…

El caso, es  que desde la última reunión del trimestre para padres, llevaba yo dándole vueltas a la cabeza a un asunto, la gran diferencia entre ser padres, y ser educadores de nuestros hijos. ¡Madre mía!, si en ese feliz instante, en el que uno se entera de que va a ser madre/padre, pensará en la responsabilidad que se le viene encima, no nos hubiéramos  preocupado tanto por aquellas cosas que nos vinieron a la cabeza, que incluso a toro pasado, siendo tan banales, nos llegaron a provocar auténticos momentos de pánico.

Si hacemos un poco de historia, en nuestra vida de padres, y retrocedamos al instante en que el predictor da positivo de nuestro primer hijo. (¿qué momento eh?? Yo lo conservo).

Seguro que la mayoría de los que hoy estamos aquí lo primero que pensamos fue….¿Y ahora qué?, bueno los hombres que son mucho… no sé si más prácticos o menos sentimentales, quizá en general pensaron, ufff nueve meses, eso es la tira de tiempo, suficiente para prepararnos de sobra…(Claro, se nota que todavía no les había llegado la cuna desmontada en no sé cuantas piececitas, que alguno todavía tiene las que le sobraron en el trastero…)

Os voy a confesar una cosa chicos, ya entonces, llegó la primera fase de negación de la evidencia, de las muchas en las que atravesamos y aun atravesararemos en nuestra vida de padres, mira que decir que “el embarazo es maravilloso y todas las mamas están preciosas”, si, como las novias, solo que caminando tipo tentetieso, con acidez desde el momento cero, y usando ropa interior de cuello alto, que… no digo más porque hay niños, pero, mamás ¿a que ninguna guardaís ropa interior de esos meses junto con el predictor?

Como decía, los dos estábamos convencidos de que 9 meses son muchoooo tiempo. Esa fue nuestra primera lección como padres, 9 meses, no son nada, y casi no sabemos  de qué manera, pasamos de tener un predictor en la mano a un bebé de carne y hueso,  y claro, con  el nacimiento del bebe, llegó la segunda fase de negación de la evidencia: “mi bebe es precioso, el más lindo”, ¡ya!, vuelve a mirar las fotos, ahí, colorao, arrugao, … , con unas uñitas, como para tocar la guitarra, que digo yo que si la naturaleza es tan sabia para qué hace que los bebes nazcan con las uñas largas, con lo difícil que es cortarlas. En fin, que llega el momento de salir del hospital, y se pronuncia  la mítica frase:

- Me voy a casa y sin libro de instrucciones…

Qué más dá, si ya nos vamos cargados de consejos de todo tipo, inútiles, pero bueno, ahí están. Aun no hemos descubierto que nuestro rol en la vida ha cambiado, no nos ha cambiado el bebe, somos nosotros, y debemos aprender sobre nuestro nuevo yo. Entonces llegan los experimentos, porque te das cuenta, que con los niños solo hay un método empírico, el ensayo error: y aun así, a veces falla.

Llega la dicotomía, brazos no brazos si, biberón o lactancia materna, a la cuna a la cama, guardería no guardería… Nos releemos todos los libros que nos había prohibido el ginecólogo, y habíamos escondido en el trastero: “dormir sin lagrimas”, “duérmete niño”, “el niño y tu” “tu y el niño”…

Nada, el verdadero examen, llega cuando el bebe se convierte primero en niño, luego en adolescente, después en joven…, cuando las horas no nos dan para todo, cuando agotados de trabajar aun quedan por hacer los deberes…,y vosotros ya os dais cuenta de que papa y mamá ya nos son los superhéroes que creías cuando erais pequeños. Llegamos a casa, primero, con cargo de conciencia, por no haber llegado antes, pensando que mañana os vamos a compensar… Pero mañana ya no es hoy y después desesperados y con ganas de volver a trabajar cuando vuestras preguntas, quejas o a veces una actitud que no comprendemos nos deja fuera de juego.

Pero chicos, debo confesaros, que  por un beso vuestro,  ¡qué pena no se nos pasa!, aunque seguro que muchos ya lo sabéis, y os recuerdo que para nosotros, nada, nada, absolutamente nada, es más importante que vosotros. Por eso, os pido perdón, si alguna vez no lo habéis sentido así.

Por eso, cuando llega el final del día y vemos vuestro rostro mientras dormís, cuando os damos el último beso antes de irnos a la cama,  ya seguros de que estáis dormidos, y ya no vais a decir ¡Ay mamá que pesada eres!, cuando  comprendemos, que estábamos muy equivocados, si, los padres se equivocan, aunque eso, seguro que hace mucho que también lo habéis descubierto, (poco, pero nos equivocamos), como decía, en ese momento nos damos cuenta, que el verdadero libro de instrucciones que andábamos buscando no era el de los niños, sino el de cómo ser padres!!! En serio, uno cree (por algún falso mito), que en alguna parte de nuestro cuerpo, hay una hormona de padre/madre, que se activa al momento de nacer vosotros, aquella por la que una madre, por ejemplo, se convierte en adivina, y cuando os dice –Bájate de ahí, que te vas a caer- pues tú vas  y te caes. La misma que nos hace dominar el  lenguaje encriptado, y por fluida que sea tu oratoria, cuando nos sacáis de nuestras casillas decimos eso de: No me no me no me que te que te te no se qué te hago…

Ser padre en el siglo XXI, no es fácil pero nunca lo fue….y por cierto  que bien lo hicieron nuestros padres, vuestros abuelos…

¿Y saben qué?, muchas páginas de este libro de instrucciones para padres,  me las han regalado los profesores de este colegio.

Eso sí, si algo tiene este manual,  es que las instrucciones que contiene, a veces son del tipo a las que hace Apple, ya saben, reducidas a la mínima expresión porque las funciones son muy  “intuitivas”, si como la agenda del Iphone, que una vez que le coges el tranquillo, dices, está chupao de manejar, pero… hasta que se le coge…

En serio, muchas gracias, por regalarnos estas primeras páginas de lo que nos ha dado un poco más de seguridad en el que quizá será el rol más importante de nuestras vidas, el de padres, gracias por enseñarnos que la generosidad es la primera piedra en el camino. Por recordarnos que nosotros es mucho más que yo, a comprender, que hay ciertas etapas en la vidas de nuestros hijos que son inevitables y que pasan antes de lo que pensamos. Queridos profesores, gracias por enseñarnos a ponernos en el lugar de nuestros hijos, a comprender, que los valores que forjarán su personalidad, las aprenden en sus primeros años de vida, a recordarnos que somos el espejo en el que se miran cada día, y que nunca es demasiado pronto.  Gracias por enseñarnos cómo ayudarles en sus deberes, por recordarnos que decir NO,  a veces es importante, y no por ello somos bichos raros.

Que el mejor método es: el CARIÑO, la FIRMEZA, MAS CARIÑO, EXIGENCIA, ESFUERZO, MAS CARIÑO, RESPONSABILIDAD y PACIENCIA A PALADAS.

Gracias  a todos y cada uno de los que habéis ido deshojando ese libro de instrucciones de padres, A Techer Tere, Techer Marta, Virgini, Rocio o Salome, Dulce….

A Luis Jose, alma de este colegio, y a su segundo de a bordo, Juan Gervás,  por vuestra disponibilidad, vuestra  sonrisa permanente, por vuestra calidad humana….

No os podéis imaginar, el apoyo que habéis sido en estos años…..También sé que sois conscientes de la admiración que os tienen nuestros hijos, que sois su referente, y en gran medida, dependerá de vosotros que amen o no una asignatura, que decidan elegir una carrera u otra, es una gran responsabilidad. Yo recuerdo a muchos profesores, por lo bueno, y por lo malo. No he olvidado a trabajar con “cucologia”, como me decía mi profesora de 6º, la Srta. Choni… Siempre recordaré que D. Elias me hizo amar la literatura, y siempre tengo presente que gracias a mi suspenso en Derecho Romano, descubrí que a veces, uno no ha estudiado tanto como cree…

Chicos, nuestra labor como padres, creo que nada más y nada menos, consiste en hacer de vosotros PERSONAS INDEPENDIENTES, por mucho que nos duela, y cueste, pues anda que no hemos caído en la tentación de hacer cosas por vosotros para no desesperarnos:

            -“Cariño, vístete”, por favor, que te vistas, (10 min después), ¿Te quieres vestir de una vez que llegamos tarde?, me cachis en la mar, ven pa ca que ya te visto yo…-

Esta es solo una de las muchas tentaciones (que un diablo llamado cansancio o comodidad) nos pone en nuestro camino de ser padres, que ríete tu de las que le puso el demonio a Jesús en el desierto.

Segunda tentación: No quiero decir no, así que…-Lo que diga MAMA o PAPA-…¡Ya! y luego les pedimos a ellos que no escurran el bulto…

Pero hoy no es el día de los padres, sino de dar la enhorabuena a todos los alumnos que os graduáis en vuestros respectivos ciclos, os animo a seguir trabajando, a esforzaros, vuestro futuro, está en vuestras manos….estudiad por vosotros, no porque nadie os lo diga…No tengáis prisa en crecer, con el tiempo, veréis como éste pasa muy rápido.

Recordad siempre los valores que os hemos inculcado en casa, y en este gran colegio. Sed valientes, sed osados, pero no imprudentes, poned pasión en todo lo que hagáis, trabajad, trabajad y trabajad, con tesón todo se consigue. Sed éticos,  cariñosos, y buenas personas, sed elegantes. Estad atentos a las oportunidades que se os presentan. Pero recordad, por muy brillante que sea vuestra trayectoria académica, nada será tan importante como vuestra calidad como personas. De vuestro curriculum oculto. Perseguid vuestros sueños… y hablando de sueños, aquí quiero hacer un inciso para transmitiros un mensaje, de un personaje que todos conocéis, si os digo que es Francisco Cuesta, seguro que no os suena de nada, pero si digo que se trata de Fran de la Jungla, es un gran amigo mío, y en confianza, os diré, que no tiene nada que ver con el personaje que interpreta en la tele. Fran siempre fue un tanto especial, no era buen estudiante, pero tenía claro lo que le gustaba, tocar el bajo y jugar al tenis… ¿Alguno se preguntará como salto de aquello a cazar bichos?, pero esa, es otra historia. Como os decía, ayer hablé con él, llevaba mucho tiempo sin hacerlo y cuando le conté que preparaba esta charla,   y le pedí que os dedicase unas  palabras, por supuesto dijo que si y me mandó este mensaje para vosotros:

“Hay veces en la vida que cuando piensas que has conseguido lo que querías… de repente, ves un camino nuevo que te lleva a nuevas experiencias, a nuevas metas…No hay que ser el mejor del mundo, pero hay que intentar ser lo mejor que puedas. No dejéis nunca de ser niños, pero jamás dejéis de crecer como adultos… lo más divertido es poder tener 40 años, ser abogado, hacer una trastada, y guiñándole un ojo a tu hijo decir, que nos has sido tu…”

Hoy chicos, os quiero pedir que nos ayudéis a ser mejores padres y profesores. ¿Curioso, verdad?, pues si, en vuestra mano están muchas cosas.

No me corresponde hablar a mí de educación, pues creo que como todos, hago lo que puedo, y a veces, hasta lo que creía que era imposible,  solo deciros que estoy orgullosa de pertenecer a este GRAN EQUIPO que es la comunidad educativa de Peñacorada. Un equipo en el que a veces tenemos que improvisar “jugadas”, pero que nunca se rinde, y para el que la palabra imposible no existe.

Hoy celebramos que acabáis un ciclo, que al final, no es más que el inicio de una nueva etapa. Y para esa nueva etapa, os voy a hacer un  regalo para que llevéis en vuestras mochilas, guardadlo junto con la pluma con la que continuéis escribiendo cada página de vuestra propia vida. Es la carta con la que un gran genio, como Gabriel García Márquez se despidió en su día. Puede, que ahora no la comprendías por completo, pero seguro que con el tiempo, le sacareis todo su jugo, dice así:

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen. Escucharía cuando los demás hablan y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.

Dios mío si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna.

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida... No dejaría pasar un sólo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer u hombre que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse! A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.

He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.

Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas. Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más. Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente. Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría "te quiero" y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero.

El mañana no le está asegurado a nadie.... Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles "lo siento", "perdóname", "por favor", "gracias" y todas las palabras de amor que conoces.

Nadie te recordará por tus pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos. Demuestra a tus amigos cuanto te importan."

 

Y yo añadiría: que si este fuera el último instante que tenemos para estar juntos, que nunca tengas que pensar, ¿y si le hubiera dicho?...

Enhorabuena chicos y chicas que hoy os graduáis, enhorabuena padres,  enhorabuena queridos profesores, y muchas gracias a todos por vuestra atención.

Hola a todos, bienvenidos a mi blog

contraportada_300

            comprar

Auyantepuy

auyantepuy

archivo
acceder



marcadores
Blog de María Cantalapiedra Blog de María Cantalapiedra
imágenes
contraportada_300.jpg
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy184
mod_vvisit_counterAyer125
mod_vvisit_counterEsta semana184
mod_vvisit_counterÚltima semana1132
mod_vvisit_counterEste mes4178
mod_vvisit_counterÚltimo mes5399
mod_vvisit_counterTodos los días414550

IP: 54.224.203.224
Hoy: 23, Oct, 2017