DIARIO DE LA CUARENTENA

 

Ya esta bien de películas, de historias empalagosas envueltas en papel de celofán y de marketing con el que endulzar la situación provocada por el COVID, y la inutilidad de nuestros políticos para manejar la pandemia.

No soporto más aplausos, cartelitos con arcoíris multicolores ni  músicas emotivas como fondo de familias idílicas en terrazas hermosas disfrutando del concierto de turno que da su vecino del alma.

Yo misma empecé publicando crónicas de las primeras semanas, intentando buscar el chascarrillo o la parte buena de este confinamiento, pero creo que es el momento de pasar a la acción, de dejar de aplaudir y ponernos manos a la obra. Y se lo dice alguien que forma parte de una familia que creo que puede representar muy bien a una parte de la sociedad, en mi opinión, privilegiada por muchas cosas, pero de las que les ha tocado remangarse durante este tiempo, como lo hemos hecho toda nuestra vida, no se crean.

Se de buena tinta que los médicos de este país agradecen mucho su homenaje, pero agradecerían mucho más que se les proporcionasen medios de protección y test para mejorar su dia a dia, y el de los enfermos que atienden, y lo sé, porque mi marido, y muchos de mis amigos son médicos.

 

 

Se de buena tinta, que los autónomos, querrían menos normas para la galería, aprobados a base de Decretos  Ley sin consensuar, y tan absurdos como vacíos de contenido,  porque señores, el papel, lo soporta todo, pero la transposición de las idioteces que se les ocurren a los listillos que se reúnen en el congreso cada domingo con la única intención de ponerse medallas, no es fácil, por no decir imposible en muchos casos. Y lo sé, porque yo misma, como profesional liberal del derecho, soy autónoma, y he tenido que enviar a mi secretaria a un ERTE. Y mientras los ERTES sigan vinculados al estado de alarma, todos mantendremos la incertidumbre de qué será de nosotros cuando se levante.

Normas en las que se pretende inventar, lo que ya está inventado, y que me obligan a prestar asistencia letrada a detenidos por resistencia a la autoridad, tras saltarse el confinamiento, y sin embargo no me permiten defender a los miles de padres y madres divorciados que se ven impotentes para resolver las diferencias con sus ex parejas y tienen en suspenso los procedimientos judiciales que son su única esperanza para ver a sus hijos, por no mencionar muchos otros casos dramáticos paralizados en este tiempo.

Se lo complicado que resulta el teletrabajo, lo que me llama la atención es que se venda por el gobierno como la panacea para resolver todos nuestros males, sin tener en cuenta las dificultades  y la brecha tecnológica, que no son pequeñas, ni mucho menos, la imposibilidad en 9 de cada 10 casos, de disponer un espacio adecuado para desarrollarlo  con una adecuada conciliación familiar, porque yo misma, tengo a mi hijo pre adolescente en casa, intentando sacar el curso por medios telemáticos, desde plataformas improvisadas en apenas 2 días, y sin más apoyo que sus padres.

Se, porque he sido una de las privilegiadas en vivir en primera persona  la reapertura de la peluquería de mi buena amiga Charo, que con la alegría de ser de la primera en retocarse las mechas, me llevo la pena de ver la angustia que todas las personas que trabajan en servicios, a los que nadie ha escuchado y para los que se han dictado unas normas incompatibles  con la rentabilidad económica, y por tanto, con la supervivencia de sus negocios. De normas, que puede que eviten la muerte por Covid, pero nos matarán de hambre.

Es tiempo de más Amancios Ortega, de reconocer el protagonismo de los héroes anónimos  de este país, y de ponerse a trabajar.

Es tiempo de menos políticos de medio pelo y alto ego mirándose al ombligo.

Es tiempo de tomar decisiones, de dejarse de demagogia y de que los ciudadanos vuelvan a retomar el control de sus vidas.

Es tiempo, quizá, de retomar el espíritu del 15-M, que quienes hoy gobiernan, tuvieron la desfachatez de irrogarse, cuando ya han demostrado, que ellos son de la peor casta que puede existir, pues solo se me ocurre una frase para definirlos, que es aquella de dime de qué presumes y te diré de que careces. Por eso, es hora de decir BASTA YA.

Es tiempo de volver a vivir y dejar de sobrevivir. Los españoles de a pie, nos pondremos como siempre manos a la obra, y saldremos de esta, pero no podemos permitir que otra vez, los mal  llamados políticos, por lo menos desde el punto de vista etimológico, salgan indemnes de sus errores y mala gestión. Todos tenemos una gran responsabilidad en esto.

Desde este pequeño rincón me gustaría poner mi grano de arena, dando voz a todos aquellos que quieran denunciar situaciones injustas y aportar sus ideas. ¿Me ayudan?

Feliz fin de semana.

 

Hola a todos, bienvenidos a mi blog

contraportada_300

            comprar

Auyantepuy

auyantepuy

archivo
acceder



marcadores
Blog de María Cantalapiedra Blog de María Cantalapiedra
imágenes
portada_300.jpg
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy125
mod_vvisit_counterAyer259
mod_vvisit_counterEsta semana1377
mod_vvisit_counterÚltima semana1415
mod_vvisit_counterEste mes5519
mod_vvisit_counterÚltimo mes5756
mod_vvisit_counterTodos los días628520

IP: 3.237.94.109
Hoy: 26, Sep, 2020